Qué es

Es difícil de precisar desde cuando el pueblo chino utiliza las técnicas Chikung (Qigong) para cultivar su salud; lo que sí sabemos es que es una ciencia milenaria que ha sobrevivido hasta nuestros días a revoluciones políticas y culturales consiguiendo un lugar privilegiado en el siempre difícil mundillo del cuidado holístico de la persona, sólo reservado para las más grandes ciencias de la salud y el bienestar.

Chi (Qi) es el ideograma que simboliza al Energía, la Fuerza Vital de la persona;

Kung (Gong) se refiere al trabajo, al esfuerzo realizado para la obtención de un beneficio.

Viendo esto se puede observar de forma fácil, que la traducción que deberíamos otorgarle a la palabra Chikung no es otra que la de “Trabajo de la Energía” o si se prefiere más claro:

Esfuerzo personal realizado para fomentar la Fuerza Vital”.

De forma simple, comentar que hay varias ramas de Chikung entre las cuales las más conocidas son la budista y la taoísta, muy similares e incluso iguales en ejecución, pero diferentes en intención a la hora de conseguir, cada una, los objetivos que marcan las creencias y dogmas de cada uno de los pensamientos seguidos por cada rama.

Ante la primera rama, la budista, nos centraremos en varios sistemas de trabajo provenientes del monasterio de Shaolín, entre los que se encuentra el sistema “Luohan Gong”.

Respecto a la rama Taoísta, los ejercicios seguirán más por el camino del “Gran Vacío”, el arte denominado “Taiji Quan” (Taichi), siendo uno de los sistemas, que a día de hoy más seguidores tiene en el mundo.

Dentro de cada uno de estos sistemas, nos encontramos a un personaje relevante a partir del cual se empezó a conocer y difundir cada uno de los sistemas mencionados.  Estas personalidades, más o menos conocidas son:

Sistema Budista:  Bodhidharma
Sistema Taoísta:  Chang Sang Fen

¿Qué es el chikung y cómo se trabaja?

La palabra Chikung se traduce como “trabajo de energía”. Chikung es en sí una ciencia proveniente de China, en la que se une un movimiento posturalmente correcto, una respiración adecuada bien coordinada y una concentración específicamente ubicada, con el objetivo de mantener, mejorar o incrementar nuestra energía y con ella fomentar nuestra salud.

Nuestro sistema de trabajo se define por su enseñanza desde la realidad y efectividad de los ejercicios sin enmascararlos con difusas ideas o dogmas que buscan la sugestión del practicante, estando basados en la experiencia de años de estudio personal, tanto fisiológico como del propio arte.

Cada sesión está formada por un calentamiento completo que nos dispone para la práctica, y entre tres y cuatro ejercicios Chikung, por lo que aseguramos una rica y variada gama de elementos que nos garantiza no caer en una rutina repetitiva.